• +039 3357689814
  • info@cityart.it

Alessio Larocchi No Emocional

modello

NO EMOCIONAL

Editado por Claudio Cerritelli

Dal 12 al 29 settembre 2012

Las declaraciones programáticas Alessio Larocchi alrededor de la función comunicativa de las obras seleccionadas para esta exposición se unen diferentes procedimientos lingüísticos en una misión llamada "no emocional".

Es inmediatamente se pregunta si esta elección "negligente" no es más que una variante de un proceso deliberado mucho más complejo, nominalista motivo dentro de una lógica creativa que no haya bastante superar los lazos con la visión subjetiva, con microcosmos de sensibilidad marcada dentro de un perímetro de marca fuerte visual conceptual.

Del resto, Larocchi no le importa una actitud ambigua, permanecer "en el equilibrio entre el anonimato y la intimidad", punto de vista no es insignificante que escapa a la asunción radical de "no emocional", condición central de hacer arte. La pregunta inmediata es, por lo tanto, este: non è forse il dilemma tra visione spersonalizzata e visione intima il sintomo del fatto che Larocchi tiene sempre e comunque aperta la soglia del rapporto tra arte e soggettività?

Respetar las intenciones del artista, tratamos de no traicionar a su ansiedad de romper con la pendiente de las alteraciones emocionales, valores existenciales que el arte contemporáneo analítico menudo relegada al plegado ingenua del sujeto sobre las actitudes de tipo expresivo de post-romántica.

Antes de considerar las obras, es natural que se coloque la hipótesis de anaffective Larocchi dentro de una reflexión del arte como cuidar de sí misma, reflexión sobre los elementos constitutivos, sistema de signos anónima e impersonal, restado a las anomalías del inconsciente, hay más conexiones con los impulsos irracionales de metamorfosis intuitiva. Está, por lo tanto, para operar los segundos estereotipos lingüísticos y clichés que enfrían la temperatura de lo visible, metodologías impersonal mecánicos en la naturaleza donde se despojaron engranajes comunicativas, favoreciendo los procesos estandarizados que aseguran energías comunicativas esenciales.

Y "como si el artista se vio obligado a disciplinar anaffective vaciado interior, pérdida dell'ingombrante frenesí de gestos, la desmaterialización de la sensorial táctil, valores considerados como reverberaciones de una función semántica impregnadas de contradicciones subjetivas.

Dicha comunicación rigor lleva a concebir la obra como la sintaxis lógica pura del lenguaje adoptado, punto de vista neutral que borra cualquier significación, adelgazamiento de el proceso de materiales de dibujo, umbral de conocimiento purificado del ruido de lo real y predispuesto a silencio mental.

El anaffective visión presupone una idea de artística libre de cualquier referente, válida sólo como un lugar sin medida, tiempo sin historia, espacio diseñado para el límite de su enajenación, estado de percepción donde se suspende y cuenta la observación más fenomenal del flujo de imágenes juicio sobre la realidad.

Por esta razón, el sistema funciona cuando el artista confía el diseño de esta exposición es un espacio donde metodológico que compara diferentes modelos de lenguaje (dibujo, pintura, escultura, fotografía), instrumentos permutativo acción similar a la similitud de pensamiento crítico.

La perspectiva creativa identificado por Larocchi no arbitraria, aunque sometido a mutaciones relacional, de hecho utiliza múltiples códigos en conflicto que de otro modo no indican la naturaleza intrínseca de la transacción. Es un reto que sólo la evidencia visual y lingüística estándar de las obras puede argumentar, se trata de ver cómo las condiciones son realmente intencional materializadas en demostración directa de las obras.

Cada pieza está vinculado a un proceso manual y específicos de tiempo diferente, la actitud es común en rituales ejecutivo de tipo anónimo, o al menos de su posible simulación, entendida como el nivel de expresión de cada lenguaje propuesto. No Larocchi renunciar, por lo tanto las obras, pero le gustaría que ellos estaban pensando en los movimientos que tienen lugar como si el lenguaje corporal no sufre cambios emocionales, inestabilidad mental, significados ilógicos, posibilidad de estimular algo diferente de lo que se pone en forma a través de los colores, signos, objetos, conceptos visuales.

Las cualidades técnicas garantizan la percepción de imágenes de acuerdo con los principios de la serialidad, in realtà Larocchi non simula fino in fondo l’idea della ripetizione meccanica in quanto ogni esperienza tecnica ha un carattere contingente, es un experimento sujetos a la variabilidad objeto de hacer.

La aplicación de la, como simulado y estereotipada, no se puede evitar la interferencia, desplazamiento mínimo, cambios imperceptibles que surgen en relación con el asunto, nunca excluyendo el hecho de que los experimentos de lenguaje tienen su propia identidad, sea ​​lo que sea.

Esta creencia es aún más significativo si se considera que Larocchi está interesado en artefactos de construcción de primera mano, para manipular objetos, para producir estereotipias mecánicas, Sin embargo, para asegurar un placer mental a través del equilibrio sincrónico entre los diferentes tipos de trabajo.

En cada lingüística de permutación son reflejos discapacidad del mundo subjetivo (ideología tradicional) contratado a través de una metalingüística (álgebra de hacer y pensar) en representación de la auto-despojo.

En este lado del pensamiento convertir los diferentes tipos de trabajo que no están identificados con un estilo sino en un conjunto coordinado de medidas independientes pero conectados por un principio de continuidad que incluye todos los aspectos en el mismo marco conceptual de la que dependen.

La superficie es el lugar ejemplar en acrílico de color conversa con grafito y corrector blanco, utilizando medios tales como parámetros para determinar la densidad y fundidos, distancias lineales y áreas evanescentes, el deslumbramiento y la timidez, metalogiche componentes de la pintura. La dimensione del dipinto è una mappa dove ogni minimo dettaglio rimanda ad altre insorgenze senza che la griglia risultante possa essere letta come rappresentazione di qualcosa che proviene dall’esterno, en todo caso, es fundamental que se encuentra entre un signo y Hatch, indice decisivo di possibili eventi interni al calcolo pittorico.

La zapatilla hecha ganchillo es una revisión del objeto-escultura como ejecución mecánica, experiencia pragmática que - como reducible cuando elemental do - no puede escapar el instinto maternal de protección.

La fotografía del diente-escultura es una operación que trata el cuerpo como una primaria ya hecho a partir del cual el artista puede dibujar un elemento, un detalle, una parte por el todo, icono simbólico de modelado automático, hallazgo de un elemento del cuerpo, senza alcuna sterile analogia narcisista.

Los dibujos no se corresponden con las intuiciones deslumbrantes habituales con las que los artistas se deja a las primeras ideas de la obra, ni siquiera son proyectos espaciales someterse a controles posteriores, son más bien signos de un alfabeto conceptual medible dentro de una serie ilimitada, o estereotipo formales nunca en contradicción con su prefigurado.

De hecho, los dibujos no son nunca sin identidad, se programmaticamente non intendono aver relazione con le forme della realtà, sugerir al menos a la relación que el artista establece con los ritmos de su propio pensamiento, con métrica perceptual que cada individuo cultiva - inevitablemente - en relación consigo mismo, arrugas de la piel, pulsaciones de aliento, latidos del corazón.

Per queste ragioni l’ipotesi anaffettiva che Larocchi coltiva con invidiabile ossessione è il tentativo dichiarato di ripercorrere a ritroso i sentieri dell’arte contemporanea sottraendo alla loro logica espressiva quell’enfasi di cui l’artista non avverte ormai più alcun bisogno.

Prueba de ello es el alto grado de concentración que el artista somete, con massima tensione nel voler raggiungere l’utopia not-emotional che per fortuna non è un paradigma esclusivo, una fórmula estética de reducción a cero, un imperativo categórico y sin salida, sino más bien una finalidad de investigación con la calidad humana, acentos sensible e incluso íntima.

Claudio Cerritelli

Síguenos en ...Share on FacebookPrint this pageEmail this to someone